Origen del nombre

Cuando se constituyó la Asociación, en 1996, llevó muchas reuniones elegir el nombre. Aunque la búsqueda de Clara Anahí era desde el comienzo uno de los principales objetivos del nuevo organismo, los/as fundadores/as coincidían en el rechazo a los nombres propios para encuadrar el trabajo.

La opción por el nombre Anahí, entonces, llegó luego de muchos intercambios, a partir de la evocación de una canción del folklore argentino que con ese nombre recuerda a una niña de origen guaraní, víctima de la conquista, que fue tomada prisionera defendiendo a su pueblo. La canción remite a una leyenda con la que en el noreste de nuestro país tradicionalmente se ha explicado el origen de la flor del ceibo, de intenso color rubí. Una flor que con el tiempo fue elegida como “la flor nacional”.

Identidades originarias, identidades robadas, Anahí como el nombre que une distintos puntos de la historia de esta región, puente entre diferentes experiencias de resistencia, que guían las luchas y las búsquedas del presente.